lunes, 14 de julio de 2014

¿Otra vuelta de tuerka?(I)

Artículo de Juanma Agulles sobre "Podemos" y el actual circo "constituyente".  Juanma hace un análisis de los elementos fundamentales que han contribuido al alzamiento del nuevo partido de Pablo Iglesias.  En esta "primera parte" podemos encontrar diferentes cuestiones entorno a la formación de los líderes, la propaganda, la  incompatibilidad entre asamblearismo e institucionalidad... 
       1. La defensa de lo obvio
Creo que fue Raymon Aron quien dijo que en política muchas veces sólo cabe elegir entre lo preferible y lo detestable. Y probablemente tuviese razón. Al menos si entendemos la política como lo hace la mayoría de la gente. Me refiero a esa mayoría que aún cree que las elecciones sirven para algo.
Los resultados de Podemos en las elecciones al Parlamento Europeo han hecho que esa creencia se refuerce e incluso tengo la impresión de que llevó a las urnas a algunos que hasta entonces no se lo habían planteado. Creo también que, de aquí a las próximas elecciones autonómicas y municipales, serán más los que se conviertan a la nueva fe. Es evidente que hay algo que está cambiando, y que la irrupción de Podemos expresa un desplazamiento ideológico en la sociedad y tendencias de voto que pocos esperaban. Que este desplazamiento en el espectro político anticipe un cambio de régimen, que la regeneración del sistema esté a la vuelta de la esquina, o que vayamos a regresar a una pretendida Edad de Oro keynesiana, es harina de otro costal.
Pero antes de realizar la crítica de lo que Podemos cree que puede hacer por cambiar este mal llamado país, es necesario defender a la formación política de las falsas críticas. No me voy a ocupar de las histéricas reacciones de los hooligans de la ultraderecha, porque no dan para mucho. Es sobre todo cierta crítica hecha «desde dentro» la que me interesa, porque señala mejor el camino para un análisis de lo que Podemos podría representar en el panorama político durante los próximos años.
Pasemos entonces a los reproches lanzados (en ocasiones sólo sugeridos) desde ese «fuego amigo», que dicen más por lo que dan por supuesto que por la pretendida crítica que realizan al ascenso de la nueva formación política. He seguido los argumentos del artículo «Cinco claves del éxito de la campaña electoral de Podemos», firmado por Eduardo Muriel. Sin ser una crítica pormenorizada, este artículo sí apunta algunos de los posibles reproches que un electorado «de izquierdas» podría hacer a las formas en quePodemos ha desarrollado el contenido político de su campaña.
El primer punto que se aborda como clave del éxito electoral es «la elaboración de un discurso sencillo y que apele a la emoción». Según se nos dice, Pablo Iglesias y el resto de impulsores de Podemos habrían afrontado la tarea de convertir al sentido común los diagnósticos de una izquierda «demasiado centrada en la intelectualidad y encerrada en sí misma» (son palabras de Iglesias), para elaborar un «discurso» que movilizase la emoción y no tanto la razón. Todo ello con el fin declarado de hacer llegar su mensaje a «la gente», más allá de unos cuantos militantes ya convencidos.
Lo primero que sorprende es que alguien halla podido encontrar una izquierda centrada en la intelectualidad, o simplemente una izquierda que mereciese tal nombre, para tener que hacer luego de traductor a las masas. Por otro lado, sería difícil encontrar alguna diferencia entre el uso que Podemos hace de los mensajes sencillos y que apelan a la emoción, y el que hacen el resto de partidos políticos durante una campaña electoral. Hablar genéricamente a «la gente común» es el objetivo de cualquier partido que aspira al poder. Y eso se llama hacer propaganda. Si Podemos significa algo novedoso en este sentido es en que supone un arrollador triunfo de la propaganda maximalista, hecha por una formación política que apenas tenía cuatro meses de vida. Pero eso dice más de la situación del electorado, de la cultura política que sufrimos y de la descomposición social en curso, que de las tácticas de Podemos.
La lógica del poder político hegemónica en nuestros días exige cambiar pensamiento por masa (la masa no piensa), y la propaganda tiene exactamente ese cometido. Pero todos los partidos han usado su maquinaria propagandística, y han utilizado por tanto mensajes sencillos y que apelan a la emoción, con resultados dispares. El caso es que algo tendría de particular el contenido de la propaganda de Podemos para lograr movilizar al voto. Y eso es lo que se escamotea con las críticas más superficiales. Es decir, que Podemos ha conseguido exactamente lo contrario de lo que se supone está en la base de su acción política, porque el acto de votar no supone asumir un compromiso férreo y duradero con las prácticas democráticas y la toma de responsabilidad en los asuntos públicos, sino todo lo contrario: expresa, literalmente, la voluntad de delegar esa tarea en otros. Por tanto lo particular de Podemos no es el uso de la propaganda, que toda política electoral requiere, sino de utilizar una propaganda anti-propagandística, que ha conseguido desplazar la argumentación política hacia un supuesto «sentido común», que la formación capitalizaría precisamente por ser nueva y no estar embarrada en la política institucional; lo que a partir de ahora ya no podrá decir.
Un segundo punto que se aborda como clave del éxito de Podemos, y que podría levantar las sospechas entre un electorado «de izquierdas», es el uso del lenguaje audiovisual. Es conocido el papel que el programa de televisión La Tuerka ha tenido como lugar donde Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, entre otros, se han fogueado en el ingrato oficio de tertuliano. El salto de Iglesias a las televisiones mayoritarias y a las tertulias políticas del prime time era la consecuencia lógica de una paciente labor para abrirse un espacio en la programación. Pero eso no diferencia, o no de manera definitiva, a Podemos del resto de partidos. Cualquier formación política de nuestros días está obligada a utilizar esos medios si quiere existir. Parafraseando a Neil Postman: no es la televisión dentro de la política, sino la política dentro de la televisión. Ahora bien, eso no quiere decir que todo el que tenga acceso al medio audiovisual tiene capacidad para convertir sus opiniones en más de un millón de votos. ¿Alguien cree seriamente que Paco Marhuenda o Alfonso Rojo hubiesen sacado tanto rédito electoral de su omnipresencia televisiva con una candidatura propia?
Si hay algo que puede diferenciar a Podemos es que sus promotores son también productores de contenidos televisivos y que se encuentran a sus anchas en ese medio, algo que muchos profesionales de la política sólo consiguen con mucho esfuerzo. Los gestos calculadamente lentos y suaves, el hieratismo, la voz pausada y más grave cuanto más se quiere subrayar una idea, el aspecto formal-informal, etcétera, no son sólo una imagen de la política, sino la política convertida en imagen. Ciertos gestos, algunas técnicas de comunicación, se pueden aprender y entrenar, pero hay cosas que vienen dadas con una forma de entender las relaciones con los demás. Y eso es lo quePodemos, a través de la presencia televisiva de Pablo Iglesias, ha conseguido: trasladar esa forma de relacionarse al imaginario de mucha gente que quería un cambio sin tener que cambiar nada fundamental. Representa un poco el papel del «hermano menor razonable». No se trata, por tanto, del «hombre fuerte» o el clásico «salvapatrias», no es tampoco el «experto» o el «tecnócrata», sino el muchacho un punto rebelde, más listo que la media, un poco El indomable Will Hunting, que viene a pasarles el trapo a sus mayores (con su boletín de calificaciones universitarias en la mano) y a decirles que la hora del relevo ha llegado. El personaje funciona, y ha ejercido su papel en el medio televisivo con gran éxito de público. Pero no se debe, o no sólo, al uso de determinadas técnicas de comunicación audiovisual, sino que el personaje ha calado, ha tocado una fibra oculta, que quizá ni sus mismos promotores esperaban alcanzar.
Y con esto llegamos al siguiente punto espinoso: la formación de un liderazgo. Quizá sea esto lo que más puede escamar a las bases de Podemos y a cierta militancia de la izquierda. Endosarle de entrada los calificativos de populistas o personalistas, en las condiciones políticas actuales, parece un ejercicio de mala fe. En cualquier caso todos los partidos políticos son populistas y demagogos, y se sostienen sobre un fuerte personalismo encarnado en su «jefe de filas». Si a alguien le resultó molesto que la cara de Pablo Iglesias figurase en las papeletas de voto, no sé si se dio cuenta de que las caras de los cabezas de lista de los partidos más mayoritarios aparecían en enormes vallas publicitarias, y que asociar un nombre propio, una cara, a unas siglas o a una idea de triunfo electoral es lo que llevan haciendo los partidos políticos prácticamente desde su aparición en la historia. No creo, por tanto, que el concepto de liderazgo que manejaPodemos sea muy distinto al del resto de formaciones políticas que participan en unas elecciones. En realidad es un liderazgo bastante clásico con los mismos problemas típicos dentro de los movimientos históricos de la izquierda, siempre preocupada porque no se le note que quiere el poder, necesitando continuamente recalcar que es algo coyuntural, que ya vendrá el momento de la participación efectiva, que lo importante ahora es la construcción de una alternativa «real», etcétera, etcétera.
Más que una clave del éxito de Podemos, el liderazgo de Iglesias se convertirá en un escollo más pronto que tarde, porque delata claramente que estamos ante un intento de relevo generacional y no de una revolución política ni de una transformación radical de la sociedad. Hay una parte de la sociedad que reclama ese relevo y quiere que se realice sin muchos sobresaltos ―y Podemos se nutre de ese deseo―, pero también hay una parte importante de las bases de Podemos que, aunque haya aceptado un liderazgo semejante de entrada, no podrá conformarse sólo con eso.
Hablando de las bases, llegamos al último punto que supuestamente ha marcado la diferencia entre Podemos y el resto de partidos políticos: «el uso de las formas del 15-M». En varias ocasiones desde Podemos se ha aludido al llamado 15-M como origen o momento fundacional, y algunos reclaman que el partido no se aparte demasiado de la horizontalidad de aquel movimiento, espejo donde se debiera mirar siempre. Podemossería entonces una especie de valedor institucional de las reivindicaciones, aún presentes, de los indignados. Y en cierto modo es así, solo que totalmente al contrario. Es decir, que Podemos surge de la derrota del 15-M, de su reflujo y su desarticulación en distintas reivindicaciones parciales, mareas de todo tipo y conflictos sectoriales que no consiguieron mayor adhesión en los años posteriores a 2011. Surge precisamente de la constatación de un límite: la imposibilidad de realizar una revolución política desde fuera de la política. Mantener el capitalismo sin sufrir sus consecuencias negativas no estaba al alcance de ninguna asamblea de barrio ni comisión política del 15-M, porque para mantener el capitalismo (es decir, el desarrollo económico) es imprescindible contar con el aparato del Estado. De ahí, Podemos. ¿Qué podemos? Exactamente esto: mantenernos en el selecto club de las economías desarrolladas y, al mismo tiempo, repartir mejor el pastel.
Podemos, por tanto, no utiliza «los modos del 15-M», al contrario, utiliza el fondo que movilizaba a la indignación, y lo que cambia, precisamente, es el modo de hacerlo; tanto que lo saca de las plazas y lo mete en el Parlamento Europeo. Lo que se mantiene del 15-M es la voluntad de construir una socialdemocracia 2.0, sobre la base de una indignación moral políticamente ambigua, alineada claramente con la idea de un fuerte desarrollo económico y hasta de una «reindustrialización». Todo ello articulado por dos conceptos clave: patria y redistribución de la riqueza.
Después de haber defendido a Podemos de las críticas parciales, estamos en condiciones de abordar en profundidad sus propuestas que, como dijimos al principio, van de lo preferible a lo detestable. Pero como tendré que abordar con alguna extensión cuestiones que van más allá de un partido político en concreto, dedicaremos una segunda parte de este artículo al análisis de fondo de esta supuesta regeneración.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero volver a los niveles de consumo de los años 90 y principios del s.XXI. Por eso voto a Podemos.

Anónimo dijo...

Dudo mucho que con Podemos formando parte del Gobierno se llegue al consumo deseado. Pienso, si continuan los recortes-casta llegaremos a bajar el consumo y hoy hemos bajado ya mucho.
Por otro lado parece que se adelantan las elecciones por si acaso y si todo sale como "lo preferible" y cambiamos syriza por podemos u otro grupo leer ..http://www.lahaine.org/index.php?blog=3&p=78339

Santiago Fernandez dijo...

De lo que se trata es de que la clase media a la que habian dado las expectativas de poder seguir con su modelo de vida consumista propio del primer mundo pueda seguir con ese despilfarro egoista que siempre les ha caracterizado. No es una critica al sistema en sí, si no otra gestion del desastre al que el capitalismo nos aboca. No se trata de analizar los problemas del sistema si no de parchearlo para mirar hacia otro lado como siempre se ha hecho. No se trata de acabar con el desastre si no de administrarlo. Seguimos iendo hacia un precipio de desastrosas consecuencias y Podemos sigue abocandonos a el acercando a la poblacion a las instituciones. No lucha contra el desastre solo le pone parches hasta que un dia explote.