martes, 19 de julio de 2016

La peste del Pokemon GO llega a nuestros pueblos.

Ya no son solo síntomas de enfermedad, es una muerte anunciada. Nuestra sociedad ya no merece  ser llamada como tal y la fiebre del Pokemon GO, es el último ejemplo de una enfermedad incurable. Esto ha superado en mucho cualquiera premonición hecha por las distopias de Orwell o H.G.Wells y es la confirmación más absoluta de la idiotez del ser humano. En nuestros pueblos, en concreto en la calle Colón de Segorbe, había un xaval intentando cazar un pokemon con la mirada hacia abajo y andando guiándose por el GPS del juego. Me quedé perplejo, y pensé que algo raro estaba haciendo, hasta que llegué a casa y conversando me comentaron lo que estaba ocurriendo en el mundo. Pues si ya ha llegado a nuestros pueblos...

La desesperanza debe de acompañarnos, pues es difícil  plantearse cualquier cosa lógica con los millones de trastornados que nos rodean. Los que queremos conversación y vida normal debemos juntarnos, por lo menos para evitar ser aplastados por los anormales que miran hacia abajo. Hoy no tengo nada más que decir. Hecharle un vistazo al video si quereis.


    
Miguel Rivas. Colaborador de El eco del Palancia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Encima dicen que se promociona la cultura, porque los pokemon son puestos en monumentos,catedrales,museos ...que verguenza de mundo!

Anónimo dijo...

Una buena forma de conocer nuestro patrimonio.go go go

Fulgencio Samper dijo...

La idiotez del ser humano llega a los límites más insospechados,lo esencial y lo que realmente es necesario pasa desapercibido,mientras lo innecesario se impone como si de ello dependiera nuestra vida,el ser humano camina hacia su propia destrucción.

Fulgencio Samper dijo...

La idiotez del ser humano llega a los límites más insospechados,lo esencial y lo que realmente es necesario pasa desapercibido,mientras lo innecesario se impone como si de ello dependiera nuestra vida,el ser humano camina hacia su propia destrucción.