jueves, 12 de diciembre de 2013

A santa Lluçia un pas de puçia

Como se ha podido comprobar en El eco del Palancia nos gusta la cultura tradicional y popular, la cultura de todos y a la vez de nadie, la de nuestros antepasados y, si la degradación social y moral en ascenso que padecemos no hace lo contrario, también la de nuestros hijos. Por ello hoy queremos acercarnos a un género todavía no explorado en este espacio, el refrán, como una de las máximas expresiones de la sabiduría de los pueblos.

El género en sí, como la mayoría de los que comparten su arquetipo, se crea, transmite, retroalimenta y evoluciona a través de lo que podemos llamar de manera genérica tradición oral, y de la que también forman parte las rimas, poesías, trabalenguas, y todo tipo de manifestaciones espontáneas surgidas de la imaginación y la picaresca de nuestras gentes. Ligadas al tiempo, a las labores agrícolas, a los pájaros, al día a día al fin y al cabo.
No obstante, no son pocos los esfuerzos de los que se afanan por recopilarlos y de alguna forma mantenerlos vivos en el ideario colectivo, incluso a nivel escrito, y de ello en la comarca tenemos un buen número de ejemplos. Pero como algunos no entendemos de tradiciones muertas, pegadas sobre el papel, nos gustaría que su uso se generalizará, todavía más. Haciendo así una continua contribución a una de nuestras mayores señas de identidad.
Y todo este cuento viene a que mañana es 13 de diciembre, o día de Santa Lucía, y es que la influencia de la religión en estos ámbitos resulta latente, lo que sin querer darle más importancia de la que tiene, sirve para recordarnos que mañana, y sucesivamente hasta San Juan, o más exactamente hasta el solsticio de verano (21 de junio), comienza a crecer el día.

Per Santa Lluçia un pas de puçia

La proximidad con el solsticio de invierno (21 de diciembre) hace que la cultura popular asocie esta fecha del calendario con el comienzo de la crecida del día, lo que más adelante traerá otros refranes parecidos como:

Per Nadal un pas de pardal.

A San Antón las 5 en sol.

Todo ello hace bien sabido para los viejos que precisamente se acercan los días de más frío, a medida que crece el día (invierno), de modo que os ofrecemos, y ya para finalizar, otro de los refranes que nos gusta mucho y que evidencia de maravilla este hecho.

Enero mató a mi madre en el lavadero.

Y sigue… y febrero en el quesero.


Otra historia curiosa es la que contaba mi bisabuelo y que dice:
Había un chiquico que iba a cruza el río y un labrador que andaba por allí con el burro le dice:
-Anda yo te ayudo a cruzar, sube en el burro, ¿Cómo te llamas?
Y aquel le contesta:
-Febrerico.
A lo que responde el hombre cabreado.
-¡Uy bájate ladrón, que mataste a mi madre en el lavadorico!

Sin más os animamos a que utilicéis y enviéis vuestras aportaciones al correo de este blog para ir retomando nuestras historias y nuestros dichos, volviéndoles a dar vida.


Thymus vulgaris.

3 comentarios:

Guía Cultural y de Turismo de los pueblos del Palancia dijo...

A los refranes citados para indicar que crece el día, puedes añadir el de:

Para Reyes, paso de Bueyes.

Y el que sirve para identificar los primeros días de febrero:

El primero no hace día, el segundo Santa María (La Candelaria), el tercero San Blas, un día entre medio y Santa Águeda detrás.

Un saludo, y buen trabajo.

Anónimo dijo...

Gracias por la aportación, soy el que ha escrito el artículo, el de reyes no lo conocía.

A la Candelaria podemos añadir:

Si a la Candelaria plora, l'hivern està fora...i si no plora, ni dins ni fora.

A lo que algunos añaden:

I si riu ja està açí l'estiu.

Haremos una entrada con todos ellos.
Gracias.

Anónimo dijo...

Y yo digo:

Al pan pan y al vino coca-cola.